domingo, 24 de abril de 2011

“Recuperemos las Asociaciones de Vecinos” es un proyecto que pretende contribuir a la articulación del poder ciudadano.

En un momento en el que los movimientos, las protestas, los grupos y plataformas, son múltiples, variados y se multiplican a lo largo de toda la geografía española; cuando ya tenemos claro que somos más, cuando día tras día se suma gente a la que ya lleva tiempo movilizada, etc., tenemos que sacar el máximo rendimiento a todos nuestros esfuerzos, y con este fin nace este proyecto.

Recuperemos las AA.VV. pretende crear puntos de referencia, establecer uniones, contribuir a crear vínculos, recuperar las asociaciones que con tanto esfuerzo consiguieron nuestros mayores. Recuperemos las AA.VV. no es un proyecto que nazca de la nostalgia, tampoco pretende embellecer las citadas instituciones, el objetivo que se persigue es crear sinergias y detrás de la recuperación de las asociaciones de vecinos se esconde la recuperación de nuestro poder como ciudadan@s.

Las AA.VV. serán el instrumento que usaremos para alcanzar nuestras verdaderas reivindicaciones, esto es, todas aquellas sobre las que ya hay grupos creados en cada asociación, o fuera de ellas, y que son objeto de manifestaciones, de huelgas y de otras plataformas, iniciativas y movimientos ya creados, así como de los que puedan surgir al hilo del transcurso de los acontecimientos; todas aquellas reivindicaciones que buscan una mejora en la sanidad, en la educación... y todas las que surgen como resistencia a los recortes sociales que estamos sufriendo. Tendrán cabida todas las reivindicaciones cuyos principios se basen en la búsqueda de la justicia y de la igualdad.

Entonces, ¿qué aporta concretamente este proyecto?:

El panorama actual nos presenta acciones aisladas, acciones concretas que quedan enfocadas a un colectivo y territorio específico; grupos que se crean para una causa concreta y luego se extinguen; plataformas consolidadas pero que, por sí solas, no alcanzan la suficiente fuerza como para aglutinar a tod@s sus afectados. Contamos pues, con un sentimiento común, la indignación, pero también contamos con una falla común, la desorganización.

Esta falta de tejido, de unión de fuerzas, es una de las causas de la falta de proporcionalidad entre los ingentes esfuerzos de determinados colectivos y sus logros.
Pues bien, la desorganización no es casual, nos han educado en una cultura que prima la libertad individual frente al bien común, nos han hecho olvidar nuestra faceta social y nosotr@s no hemos sabido tener una visión a largo plazo, más global. Además, la falta de organización (que no de organizaciones) viene motivada por la desconfianza en las instituciones existentes, por el “imperio de la corrupción”, por el afán de competitividad, etc.

Ante todo esto, tenemos que encontrar un lugar donde, fuera de partidos políticos y sindicatos, podamos poner en común nuestras preocupaciones, nuestras posiciones, nuestras soluciones: porque tenemos soluciones.
Ese lugar común tiene que ser cercano, tiene que estar a pie de calle, tiene que dejar de ser virtual para ser real. Ya no necesitamos ningún manifiesto ni palabras bonitas. Necesitamos acción. Necesitamos unir esfuerzos y sumar tod@s los posibles. No tenemos medios para crear nuevos espacios pero tampoco nos hacen falta. Tenemos que aprovechar los existentes, sacar partido de las experiencias ya superadas y afrontar los nuevos retos. Esto es lo que pretende este proyecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada